cirugia abdomen madrid - clinica cirugia estetica madrid

RESPUESTAS SOBRE ABDOMINOPLASTIA

RESPUESTAS SOBRE ABDOMINOPLASTIA

¿En que ha mejorado el proceso y el postoperatorio?

Las técnicas quirúrgicas en cirugía estética están en constante evolución e innovación. Las cirugías y el tratamiento de los tejidos son cada vez más atraumáticas y como consecuencia obtenemos un mejor postoperatorio inmediato.

La abdominoplastia es una de las técnicas quirúrgicas más utilizadas en cirugía estética del abdomen y ha avanzado en cuanto a la técnica quirúrgica y los resultados obtenidos. La cirugía es menos agresiva y el tratamiento de los tejidos más atraumáticas y como consecuencia obtenemos un mejor postoperatorio inmediato y una más rápida recuperación.

Para mejorar la técnica y disminuir al máximo los riesgos y posibles complicaciones derivados de la inmovilización, se toman una serie de medidas profilácticas antes, durante y después de la cirugía

Entre otras, una excelente medida profiláctica es el uso de medias de compresión fuerte asociado a un sistema neumático de compresión discontínua para mantener, en la medida de lo posible, un buen retorno venoso. Esto evita el éstasis venoso y de ese modo minimiza el riesgo de trombosis venosa profunda. Otra de las medidas serían el almohadillado de todas las prominencias óseas para prevenir síndromes neurológicos por compresión.

También es importantísimo el postoperatorio inmediato para una rápida recuperación. Lo principal de ésta etapa es el tratamiento del dolor agudo. Para ello en muchos casos se pauta, junto con el Servicio de Anestesiología y Reanimación, una perfusión contínua de analgesia, asociada o no a una analgesia controlada por el paciente (bomba PCA). Con ello conseguimos un mayor confort del paciente y consecuentemente una movilización precoz que también contribuye a disminuir algunas de las posibles complicaciones postoperatorias (trombosis venosa profunda, neumonías por inmovilización…).

 

¿Cuándo recomendar:

  1. Abdominoplastia: en casos de flacidez cutánea, diástasis de musculatura abdominal, abdomen péndulo, cicatrices abdominales…
  2. Liposucción de abdomen: cuando existe un acúmulo graso leve o moderado con una buena calidad de piel, sin flacidez.
  3. Mini-abdominoplastia: En los casos en que existe una flacidez cutánea con mínimo acúmulo graso limitado a la parte infraumbilical, cicatrices abdominales previas…

 ¿Qué diferencias hay entre las tres, pros y contras?

Abdominoplastia: los pros de esta técnica son el adecuado abordaje de toda la pared abdominal permitiéndonos así corregir la diástasis (separación, flacidez) de los músculos rectos abdominales, responsable del abombamiento del abdomen, y corrección de toda la piel sobrante, consiguiendo así un abdomen plano y con tono muscular. Los contras relativos son, que es la cirugía más agresiva de las tres y por consiguiente la que tiene un postoperatorio más largo.

Liposucción de abdomen: las ventajas serían unas cicatrices mínimas prácticamente invisibles y un postoperatorio corto. Los contras que sólo está indicada en casos de buena calidad de piel con poco o moderado acúmulo graso ya que sino aumentaría la flacidez cutánea.

Mini-abdominoplastia: los pros de esta técnica son un postoperatorio corto y la corrección de cicatrices suprapúbicas previas. Los contras serían que la indicación de esta técnica está restringida a casos con mínimo acúmulo graso con flacidez cutánea pero sólo en zona infraumbilical.

 

¿Cuándo se debe recurrir a una abdominoplastia?

La abdominoplastia estaría indicada en los casos en los que exista flacidez cutánea de la pared abdominal, asociado o no a diástasis de la musculatura abdominal (que se manifiesta como abombamiento del abdomen tanto en sentido vertical como horizontal).

Otros casos en los que también estaría indicada la abdominoplastia serían: casos de abdomen péndulo consecuente de una gran pérdida ponderal, cicatrices abdominales previas de cesárea o laparotomía, adheridas a planos profundos, inestéticas, hernias umbilicales…

Además, puede existir o no, un acúmulo graso abdominal, asociado a las indicaciones previamente descritas, que también se podría tratar durante la abdominoplastia.

 

¿Qué resultados cabe esperar?

Los resultados de una abdominoplastia serían:

  • Piel más tersa y sin acúmulos grasos (“michelines”).
  • Reducción del abombamiento de la pared abdominal y mayor firmeza de la musculatura.
  • Mayor definición de la cintura.
  • Abdomen plano.
  • También hay que mencionar que la abdominoplastia conlleva una cicatriz en la zona suprapúbica, de mayor o menor longitud dependiendo de cada caso, pero que es fácilmente ocultada bajo la ropa interior o ropa de baño.

 

Ventajas e inconvenientes de este tipo de intervención.

Las ventajas de esta técnica son:

  • El adecuado abordaje de toda la pared abdominal permitiéndonos así corregir la diástasis (separación, flacidez) de los músculos rectos abdominales, responsable del abombamiento del abdomen,
  • Corrección de toda la piel sobrante, consiguiendo así un abdomen plano y con tono muscular.

Los inconvenientes relativos de la abdominoplastia serían:

  • Postoperatorio relativamente largo con limitación de las actividades de la vida diaria.
  • Cicatriz suprapúbica como ya he mencionado anteriormente.
  • Riesgos y complicaciones inherentes a cualquier procedimiento quirúrgico.

 

¿Por qué se desaconseja la ingesta de vitamina E y aceite de onagra? ¿Sólo en este tipo de cirugías o en general ante cualquier técnica quirúrgica?

Se desaconseja la ingesta de estos suplementos alimenticios (y de algunos más) así como verduras de hoja verde, ya que interfieren en la coagulación sanguínea pudiendo producir un mayor sangrado, tanto durante la intervención así como en el postoperatorio produciendo mayores hematomas.

Esta medida es la misma ante cualquier técnica quirúrgica.

 

¿Qué intervención es la que más recomendaría por sus excelentes resultados? y la que menos por sus inconvenientes?

No hay una técnica mejor que otra, sino que depende de cada caso en particular, individualizando cada técnica a cada caso clínico.

 Dra. Ainhoa Placer Lainez

Sobre el autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.