Lifting cervicofacial

La edad y el paso de los años pueden tener muchas manifestaciones o cambios diferentes en nuestro aspecto. La aparición de pliegues y depósitos grasos en la parte inferior de la cara son muy visibles. Sobre todo, podemos apreciarlos en la caída de la piel de las mejillas, la aparición de grasa en el cuello y los surcos que se forman entre la nariz y la boca. Las arrugas y las líneas de expresión son otros de los signos más notables del paso de los años. Un lifting cervicofacial no puede detener el paso del tiempo, pero sí mitigar todos estos efectos en una misma operación.

El lifting cervicofacial o ritidectomía está destinado a tensar los tejidos faciales y cervicales, haciendo que la piel de la cara y el cuello vuelvan a su lugar de una forma natural. Así, en una misma operación reduce la flacidez y las arrugas, recuperando la forma del óvalo facial. En un mismo proceso quirúrgico, se tratan las estructuras profundas de la cara y también se elevan los tejidos, realizando un trabajo de integración que va más allá de simplemente estirar la piel. Así, nos olvidamos de ese “efecto de cara de velocidad” que se veía anteriormente con los lifting, en el que el rostro perdía toda su expresividad al estirar la piel.

clínica de cirugía estética en Madrid lifting cervicofacial - clínica cirugía estética madrid

La elevación de los tejidos permite además, que los efectos de la operación se mantengan durante más tiempo, pudiendo llegar a permanecer en perfectas condiciones durante alrededor de diez años. Una vez concluido este tiempo, los efectos se irán deshaciendo, dejando el rostro del paciente como estaba antes de realizarse la cirugía.

En definitiva, un lifting cervicofacial sirve para contrarrestar los efectos del envejecimiento de la estructura ósea de la cara, la musculatura y la flacidez cutánea tratando los tejidos de la cara y cuello.

Durante la primera consulta la Doctora Placer le realizará una historia clínica detallada además de la exploración física para valorar la cara, incluyendo la piel y las estructuras óseas subyacentes y discutiremos las posibilidades quirúrgicas.

La cirugía

El lifting cervicofacial se realiza siempre en quirófano, dentro de una clínica u hospital acreditados. Se puede realizar con anestesia general o anestesia local y sedación, dependiendo de cada caso particular (cirugía más o menos amplia, deseos personales del paciente, etc).

Un lifting cervicofacial puede durar 3-4 horas, o más cuando se asocia a otras intervenciones. La colocación de las incisiones se realiza por la parte de detrás de las orejas, de manera que queden lo más ocultas posible. A través de dichas incisiones se recolocan los tejidos que han caído por culpa de la edad y la gravedad.

En la intervención, la piel del rostro se estira siguiendo siempre la forma natural de este. En la zona del cuello se tratan las bandas del cuello tratando el músculo que las produce, lo que hace que se redefina el mentón. También se puede asociar a una liposucción mediante la cual se extrae la grasa acumulada en la zona de la papada.

Es importante que el objetivo de la operación no sea el de tensar el rostro estirando la piel, sino que se deben reposicionar los tejidos profundos, devolviéndoles su definición y dando también volumen en las zonas donde sea necesario. Así, apretando los músculos subyacentes y definiendo la forma de la cara conseguimos un efecto de vuelta a la juventud en la cara de una manera natural e inmediata.

El lifting cervicofacial puede llevarse a cabo tanto de forma individual como combinado con otros procedimientos, (cirugía de párpados, estiramiento de la zona de la frente, etc) con los que se conseguirán efectos antiedad aún más notables.

El postoperatorio del lifting cervicofacial

El postoperatorio es muy poco doloroso. Es normal que ciertas zonas de la piel presenten cierto adormecimiento. Esta sensación desaparece en unas semanas o meses. Tampoco necesita cuidados más allá de mantener la cabeza elevada, aplicando frío durante unos días después de la cirugía, para disminuir la inflamación. Durante unos días estará inflamada pero esto irá disminuyendo rápidamente.

La mayoría de los pacientes que se someten a un lifting cervicofacial se encuentran bien en 2 días, pero deben llevar una vida relajada durante una semana. La vuelta al trabajo está recomendada en un periodo de entre 10 días y las 2 semanas después de la cirugía. Hay que tener en cuenta que el resultado no es completamente inmediato. Al principio se puede presentar cierta inflamación en el rostro y algo de tensión en los movimientos faciales. Sin embargo, todo esto irá bajando con el tiempo, dejando un rostro mucho más fresco y rejuvenecido.

¿Qué riesgos existen en la cirugía de lifting cervicofacial?

Si el lifting cervicofacial es realizado por un cirujano plástico cualificado y en una clínica con garantías de seguridad, es muy poco frecuente que se produzca alguna complicación. De darse, estas son del tipo hematomas u otros daños temporales como los problemas con la cicatrización. Estos últimos afectan más a los fumadores por lo que se recomienda evitar el tabaco en las semanas previas y posteriores a la cirugía. Es necesario señalar que el tiempo de curación depende de la anatomía del paciente.

En clínica de Cirugía Estética Doctora Placer, somos especialistas en el lifting cervicofacial dado que es una de las intervenciones más seguras y beneficiosas para conseguir reducir arrugas y líneas de expresión, entre otras cosas. 

Además, nos encargamos de recolocar la piel para conseguir un resultado lo más natural posible, siempre de cara a conseguir unos resultados que dejen satisfecho al paciente. Ponte en manos de los mejores profesionales.

clínica de cirugía estética en Madrid cirugía facial en Madrid - Lifting Cervicofacial

Solicitar Información

He leído y acepto el Aviso legal