Braquioplastia

¿No te gustan tus brazos? Tienes la posibilidad de cambiarlo mediante una operación. El lifting de brazos o braquioplastia, es una cirugía reparadora de la flacidez y/o descolgamiento de los brazos cuando hay un exceso cutáneo ya sea después de grandes pérdidas de peso o diferentes causas.

¿En qué consiste la operación de braquioplastia?

La intervención se realiza en una clínica u hospital acreditado y bajo anestesia general. Para realizar el procedimiento habrá que hacer unas incisiones en el paciente en la cara interna de la parte alta de los brazos y axila, de esta forma se podrá retirar el exceso dermograso.

branquioplastia clínica de cirugía estética en Madrid

Tipos de braquioplastia.

Existen dos tipos Braquioplastia o lifting de brazos:

  • Braquioplastia simple: Indicada en paciente jóvenes, cuya laxitud cutánea queda circunscrita solo a la cara interna de brazos.
  • Braquioplastia con extensión axilar y torácica: Para aquellos casos de pacientes de más edad, que no solo presentan “brazo en péndulo”, sino que además el exceso de piel se prolonga hacia la zona submamaria y torácica.

Durante la consulta la Doctora Placer le informará sobre la preparación completa de la cirugía: tiempo de ayuno, medicación que hay que evitar, pautas de administración de antibióticos, entre otros aspectos.

Pasos de la intervención de braquioplastia:

  • En primer lugar se marca la zona a resecar, de manera que siempre quede escondida en la cara interna del brazo o la axila para que sea lo menos visible posible.
  • A continuación se procede a la extracción del exceso de grasa y piel sin llegar a tocar ningún tejido profundo. A través de esta incisión, se realiza una liposucción para eliminar la grasa y se elimina la piel sobrante.
  • Por último se realizan las suturas, que habitualmente son con hilos reabsorbibles en varios planos (para que las cicatrices sean lo más finas posible), y una sutura final intradérmica para no dejar puntos externos ni marcas visibles. A veces, se pueden dejar unos drenajes por dos o tres días.

Después de la cirugía deberá llevar una prenda compresiva y estar unos días sin demasiado movimiento de la zona. El paciente puede sentirse cansado y tener molestias durante unos días, por lo que se recomienda hacer reposo relativo, sin tensar las suturas. En general, al cabo de una semana ya se puede hacer vida normal, siempre evitando ciertas actividades y manteniendo la faja.

Las cicatrices durante los primeros 3-6 meses son bastante evidentes, pero progresivamente se van aclarando y aplanando.

El Lifting de brazos es un procedimiento seguro, aunque como en cualquier cirugía, hay riesgos asociados y complicaciones especificas asociadas con el procedimiento. Nada que unos profesionales como la Doctora Placer no pueda resolver.

  • La intervención suele durar entre dos y tres horas.  El lifting de brazos o braquioplastia, es una cirugía que no es recomendable para personas con problemas vasculares o coronarios. También está contraindicado en personas con vaciamiento axilar previa de nódulos linfáticos.

Los resultados de la braquioplastia son definitivos. Pero hay que comprender que con el paso de los años la piel podrá perder su elasticidad, como en todas las personas, y producirse algo de flacidez durante el proceso de envejecimiento.

La Doctora Placer, especialista en la operación de braquioplastia.

No le tengas miedo a la operación de braquioplastia. Si tus brazos te suponen un problema y quieres un cambio, nosotros te ayudaremos. El paso es más sencillo de lo que parece.

 

Solicitar Información

He leído y acepto el Aviso legal